Las células madres son las que generan todo el organismo, tienen capacidad de dividirse y diferenciarse, generando los diferentes tipos de células y tejidos. Se autorenuevan, generando todos las líneas sanguíneas (glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetes), tejidos del sistema nervioso, sistema inmunológico, del corazón, hígado, páncreas, riñón, etc.

Las células madre las puedes encontrar en la médula ósea, en la sangre periférica (la sangre que recorre todo tu cuerpo) y en la etapa de gestación en la sangre de cordón umbilical.

Porque puede ayudar a curar enfermedades tales como: Alzheimer, Parkinson, diabetes, enfermedades de la sangre, LEUCEMIA, enfermedades del corazón, entre otras. Cada día la ciencia nos sorprende con un rango mayor de enfermedades a tratar con células madre.

 

Les comentamos un caso:

 

El primer transplante exitoso con células de cordón umbilical, se realizó en 1988, por el grupo de la doctora Gluckman en un paciente afectado por Anemia de Fanconi. Desde ese año a la fecha se han realizado miles de trasplantes teniendo como fuente la sangre de cordón.

 

Asimismo el campo de los trasplantes se ha ido ampliando continuamente con nuevas indicaciones, existiendo a la fecha una larga lista de enfermedades que pueden ser tratadas con esta técnica.

 

Sin embargo, uno de los problemas más frecuentes que enfrenta un paciente que precisa de un trasplante de células progenitoras, es el no encontrar dentro de su grupo familiar un donante compatible, por lo que alternativamente debe recurrir a los registros de donantes voluntarios internacionales, en los que sólo un pequeño porcentaje de pacientes lo encuentra, siendo el costo de las células halladas muy alto, estando en promedio alrededor de los $ 20,000.

 

Si los padres tienen la precaución de conservar la sangre del cordón de sus hijos al momento de nacer, asegurará a ese bebé con una fuente celular que permitirá un inmediato tratamiento en el caso de ser requerido.

 

Asimismo, dado que, el espectro de patologías tratables mediante este procedimiento va en rápido crecimiento, su posibilidad de uso es también mayor, y al ser células autólogas, alejarán definitivamente el fenómeno del rechazo inmunológico. La regeneración del músculo cardíaco dañado por un infarto, el Parkinson, la diabetes, el Alzheimer, son entre otras muchas, patología susceptibles de tratamiento con trasplante de células de cordón

Directamente el dueño de la muestra, es decir el bebe nacido, cuya sangre de cordón fue procesada al nacer, él es el dueño de la muestra.

 

En el caso deseen usarlas en algún familiar u otra persona, deberá elaborar un estudio de histocompatibilidad, según esos resultados se puede evaluar si alguén más aparte del bebé puede usarlas.

Congeladas a muy bajas temperaturas, y protegidas por un agente especial, pueden conservarse por muchos años, pudiendo ser utilizadas en el momento en que se necesiten.

 

Cada laboratorio deberá realizar estudios pilotos que garanticen al usuario del servicio, que ha sido adecuadamente protocolizado, de acuerdo a estándares internacionales, y que una vez descongelado el producto, permita su uso terapéutico.

 

La preservación de células madre, cualquiera sea su fuente de obtención es un procedimiento relativamente nuevo, que ha permitido y sigue permitiendo controlar año tras año, la viabilidad del producto almacenado, pudiendo afirmarse a la fecha que estas permanecen viables por más de 15 años, presuponiéndose que habiéndose detenido los procesos metabólicos de ellas, estas podrían durar indefinidamente.

No. Ya que la temperatura de -196ºC, está garantizada por la simple inmersión sostenida de las células en nitrógeno líquido, hecho que es independiente de la energía eléctrica.

La recolección de sangre de cordón umbilical la realiza el médico gineco-obstetra tratante, es por eso que le solicitamos al cliente que le informe a su médico tratante que está tomando el servicio con nosotros. SI el médico le indicara que no tiene conocimiento de cómo se realiza la recolección, nosotros podemos capacitarlo en ello, si no conoce y no desea hacerlo un personal de Lazo de Vida, podría realizar la recolección, previa coordinación con el establecimiento de salud.

No. Es Lazo de Vida, quien le proveerá el equipo completo para realizar la recolección, al momento de contratar el servicio, en él estarán incluidas las instrucciones técnicas para llevar a cabo el procedimiento y las indicaciones de orden administrativo que son necesarias, para garantizar que el producto obtenido llegue a nuestro laboratorio en condiciones adecuadas. El día del parto o cesárea, ustedes deberán llevar el equipo y entregárselo a su médico.

 

En algunos establecimientos de salud, contamos con kts de emergencia el cuál debe ser solicitado antes del nacimiento de su bebe.

Preferentemente a partir del séptimo mes de embarazo, dado que hay posibilidad de que el parto se adelante, además que debemos realizar pruebas serológicas a la madre para ver si no cuenta con alguna enfermedad infecto contagiosa, lo que hace que la muestra no sea viable. Estas pruebas son: hepatitis C, hepatitis B (antígeno de superficie y core total), sífilis, HIV, HTLV-I/II y chagas.

Lazo de Vida, le ofrece la posibilidad de visitarlo en la dirección que requiera, ya sea tu domicilio, oficina, clínica y otro lugar, así como también puedes acercarte a nuestra oficinas en Av.Raul Ferrero 1145 – La Molina.

El contrato de servicio tiene una duración de 18 años, a los 18 años, el contrato se ajusta a las condiciones vigentes en ese momento y pasa a ser del dueño de la muestra almacenada, pasando los padres a ser fiadores solidarios.

Cada vez son mayores y más variadas las enfermedades tanto malignas, como no malignas que se pueden tratar exitosamente a través de esta opción terapéutica.

 

Dentro de las más conocidas tenemos:

 

Leucemia linfocítica aguda – Leucemia mielocítica aguda y crónica – Linfoma no Hodgkin – Mieloma Múltiple – Neuroblastoma – Osteopetrosis – Anemia aplásica – Beta talasemia – Anemia de Fanconi – Tay Sachs – Anemia Falciforme -, Síndrome de Hunter – Síndrome de Wiskott-Aldrich – Inmunodeficiencia combinada severa – Lupus Eritematoso Sistémico

 

Sin embargo la lista de posibilidades es aún más amplia de las que exponemos a continuación:

 

Leucemia linfocítica aguda (ALL) – Leucemia mieloide aguda (AML) – Leucemia bifenotípica aguda – Leucemia indiferenciada aguda – Leucemia mieloide crónica (CML) – Leucemia linfocítica crónica (CLL) – Leucemia mieloide crónica juvenil (JMCL) – Leucemia mielomonocítica juvenil (JMML), Síndrome mielodisplásico – Anemia refractaria (RA) – Anemia refractaria con sideroblastos anillados (RARS) – Anemia refractaria con exceso de blastos RAEB) – Anemia refractaria con exceso de blastos en transformación (RAEB-T) – Leucemia mielomonocítica crónica (CMML) – Anemia aplástica (Grave) – Anemia de Fanconi – Hemoglobinuria paroxística nocturna (PNH) – Aplasia pura eritrocítica – Mielofibrosis aguda – Metaplasia mieloide agnogénica (mielofibrosis) – Policitemia vera – Trombocitemia esencial.Linfoma no Hodgkin – Enfermedad de Hodgkin, Síndrome de Chediak-Higashi – Enfermedad granulomatosa crónica – Deficiencia de actina en los neutrófilos – Disgenesia reticular, Mucopolisacaridosis (MPS) – Síndrome de Hurler (MPS_IH) – Síndrome de Scheie (MPS_IS) – Síndrome de Hunter (MPS-II) – Síndrome de Sanfilippo (MPS-III) – Síndrome de Morquio (MPS-IV) – Síndrome de Maroteaux- Lamy (MPS-VI) – Síndrome de Sly (MPS-VII) – Adrenoleucodistrofia – Mucopolisacaridosis II – Enfermedad de Krabbe – Enfermedad de Gaucher – Enfermedad de Niemann-Pick – Enfermedad de Colman – Leucodistrofia metacromática, Linfohistiocitosis eritrofagocítica familiar – Histiocitosis X – Hemofagocitosis – Betalasemia mayor – Enfermedad de células falciformes – Ataxia telangectásica – Síndrome de Kostmann – Deficiencia de la adhesión leucocitaria – Síndrome de DiGeorge – Síndrome de linfocito desnudo – Síndrome de Omenn – Inmunodeficiencia combinada grave (SCID), Inmunodeficiencia combinada grave con déficit de adenosina deaminasa – Inmunodeficiencia combinada grave con ausencia de células T y B – Inmunodeficiencia combinada grave con ausencia de células T y células B normales – Inmunodeficiencia variable común – Síndrome de Wiskott-Aldrich – Transtorno linfoproliferativo ligado al cromosoma X, Síndrome de Lesch-Nyhan – Hipoplasia cartílago-pelo – Tromboastenia de Glanzmann – Osteopetrosis – Amegacariocitosis/trombocitopenia congénita – Mieloma múltiple – Leucemia de células plasmáticas – Macroglobulinemia de Waldenstrom, Cáncer de mama – Sarcoma de Swing – Neublastoma – Carcinoma de células renales, Regeneración de células cardiacas en el miocardio lesionado (infarto cardíaco) – Neuronas dopaminérgicas en el caso de la enfermedad de Parkinson – Células Beta del páncreas productoras de insulina en el caso de la diabetes mellitus tipo 1.

En el caso se encuentre en la coyuntura de necesitar las células madre, siempre deberán confirmar con el médico tratante la necesidad de solicitar las células madre. Este requerimiento es única y exclusivamente potestad de los titulares del contrato al momento de la solicitud, en el caso sean los conyuges, se requerirá la aprobación de ambos, en el caso sea el bebé dueño de la muestra a partir de los 18 años, con su autorización.

Lazo de Vida se compromete a acondicionar la muestra y entregarla en un contenedor especial para el transporte de células criopreservadas, que garantiza que en todo momento conserven la temperatura adecuada hasta llegar a su nuevo destino, donde serán utilizadas o nuevamente almacenadas de acuerdo a su voluntad.

En el caso la muestra se requiera a nivel nacional Lazo de Vida la acondicionará para el envío sin costo alguno, en el caso se requiera a nivel internacional, el paciente debe tramitar los permisos respectivos, así como el pago de una garantía por el tanque de transporte, que será devuelta a la devolución del mismo.

La muestra es almacenada en nuestro laboratorio en Av.Raul Ferrero 1145 – La Molina.

AUSPICIO DE

ALIANZA ESTRATÉGICA

MIEMBROS ASOCIADOS